La vida después de donar un órgano – ¿se cuida SIEMPRE al donante?

Suscríbete al canal por correo electrónico y te mandamos la contraseña de suscriptor

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

La vida después de donar un órgano Pablo Salas

La vida después de donar… ¿se cuida SIEMPRE al donante?

España es líder en donación de órganos… estamos muy orgullosos de ello. Pero hay mas países, mas circunstancias, menos medios sanitarios y mucha menos donación de órganos y cuando hay eso donación, no se obtiene la calidad de vida deseada tanto para el receptor como para el donante. Por eso nos acercamos a historias de otros paises, a sus trasplantados y a sus donantes.
Llevo tiempo queriendo hacer ver en España y a sus trasplantados la suerte que tienen de estar en un país donde es pionero en trasplantes,  deseo hacerles ver otras situaciones en el mundo, lo que me llevo a conocer  Pablo Salas Vazquez, joven de 28 años de Monterrey, México dono un riñón a su hermana.
Pablo Salas Vazquez, vive un caso que en España ni podríamos imaginar, y lo que me hace pensar, realmente en todos los países del mundo es tan fácil donar un órgano? ¿esta el sistema sanitario a favor de ello y pone facilidades a los ciudadanos que deseen donar un órgano a un familiar, amigo o por que no, un desconocido?
Pablo Salas en su lucha por la exclusión de los donantes en México ha escrito el texto que copio y pego con el cual pretende concienciar al gobierno de su pis a cuidar al donante de órganos.
[Pablo Salas Vázquez: llevaba una vida normal como la de cualquier joven de 28 años en Monterrey. Tenía un buen trabajo en Banca Serfín, y me gusta salir a pasear con su novia y sus amigos. Un día mi hermana fue diagnosticada con insuficiencia renal y mi vida cambió para siempre]

Para no perder tiempo valioso en una lista de espera, nuestra familia decidió que nosotros teníamos que donar el órgano. De los cuatro familiares que podían ser posibles donantes, yo fue el único compatible. No lo pensé dos veces y le done a mi hermana uno de mis riñones, al igual que otros familiares pueden hacer en otros países, por ejemplo España.

Solicite permiso en la empresa donde trabaja, Banca Serfín, la cual me dio autorización para ausentarme el tiempo necesario para realizar el trasplante a su hermana, fue el 14 de octubre de 1996 siendo la operación un éxito y mi hermana Erendina de 24 años en aquel entonces tiene una nueva oportunidad de vida.

 

Después de tres meses de reposo volví a al trabajo sin que se presentara inconveniente alguno. Pero dos años después la empresa desapareció y los empleados nos quedamos sin trabajo sin trabajo.

Al encontrarme sin empleo, decidí poner un negocio con uno de sus amigos pero después de un tiempo me encontre de nuevo sin trabajo.

A partir de ese momento se enfrentó a una cruel realidad. Comienzo a buscar empleo en empresas de la iniciativa privada, entre ellas Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma y Bimbo. Pasando todas las entrevistas laborales satisfactoriamente, demostrando mi excelente estado de salud, pero en los exámenes médicos era descartado por los doctores de las empresas por no tener un riñón, el que había donado a mi hermana Erendina. 

Pablo ahora esta obligado a trabajar en empleos eventuales sin prestaciones de ley ni seguros sociales para el o para su familia lo que le deja “tirado”.

Comienza la batalla legal para defender sus derechos y el de otros donantes

Texto de : Lolamontalvo

A raíz de esto se acercó a instituciones de todo tipo para tratar de encontrar una solución a su caso, desde el Consejo de Relaciones Laborales y Productividad del Estado en Nuevo León, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, hasta la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), pasando por la Presidencia de la República.

De todos recibió la misma respuesta: debía atender su situación en el Servicio Estatal del Empleo en Nuevo León. “Nadie te obligó a donar, fue tu decisión”, le llegaron a decir. En resumen, que no podían hacer nada por él a pesar de todos sus intentos. Pablo se encontró desprotegido porque no hay una ley que prevea casos como el suyo.

A la fecha, sigue luchando y propone la creación de una iniciativa de ley que pueda ayudar a que futuros donadores no pasen por lo mismo que él. Pero nadie parece escucharlo aún.

MÉXICO, NECESITA DONANTES:  México necesita una ley de no discriminación laboral a los donantes ya que de no hacerse una ley que ampare a los donantes de órganos las cifras de donación pueden reducirse y con ello elevar la mortalidad en personas a esperas de un trasplante.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*