Tratamiento alternativo para evitar el rechazo en el trasplante renal

Suscríbete al canal por correo electrónico y te mandamos la contraseña de suscriptor

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Riñon real sobre la mesa

Nueva terapia para evitar el rechazo de trasplante renal

En  la Universidad Nacional Autónoma de México, un equipo de científicos han desarrollado una terapia para que los trasplantes de riñón no rechacen el órgano trasplantado y puedan disfrutar de una mejor calidad de vida.

Esta terapia consiste en una alternativa que causa menos daños y es más específica.

 

Como ya hemos leído en el artículo  trasplante de riñon el organismo mantiene una continua lucha mediante anticuerpos la que genera cierto grado de rechazo al órgano trasplantado, en este caso al Riñón, lo que supone que el paciente trasplantado este condenado a tomar medicación inmunosupresora durante toda la vida del trasplante.

El tratamiento con inmunosupresores  funciona relativamente bien durante aproximadamente 11 a 14 años, tiempo de vida media de un trasplante,  después necesitará un nuevo trasplante.

El nuevo tratamiento para evitar el rechazo renal

Este nuevo tratamiento experimentado en la universidad de Mexico  intenta sustituir la terapia de inmunosupresores por una más específica y de forma natural, denominada [Establecimiento de un Protocolo para Expansión y Generación de Células T Reguladoras con Función Supresora Estable y Potencial Terapéutico de Trasplante] esta técnica intenta reemplazar la terapia de inmunosupresores por una más específica y  natural.

Según indican los científicos, están trabajando en dos campos

  1. Es un tratamiento el cual consiste en extraer las células T reguladoras del paciente, las cuales normalmente regulan los procesos autoinmunes y controlando la respuesta inmunológica  para combatir diferentes patologías. De esta forma de un cultivo de 25 mil células se obtienen millones. Una vez expandidas se comprueba que funcionen y posteriormente trasplantarlas  en el paciente de forma intravenosa suprimiendo las células alorreactivas que intentan rechazar el injerto.Son células del propio paciente, extraídas y cultivadas para después devolverlas al organismo, el hecho de que se utilizarán únicamente células T reguladoras que sean “aloespecíficas”, permite que no induzcan una inmunosupresión generalizada.
  2. La segunda terapia consiste en tomar los linfocitos T vírgenes, cultivados y programados para que se conviertan en células T reguladoras evitando de esa forma el rechazo del injerto.

 

Objetivos a largo plazo

Las dos terapias son posibles, sin embargo  tenemos que garantizar que las células que expandimos a largo plazo puedan ser implantadas en el paciente sin perder su función. Debemos demostrar en un ambiente de inflamación que no pierden su función supresora.

La investigación de esta nueva terapia se realiza en colaboración del Departamento de Trasplantes del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, busca comprobar que la terapia no causa ningún daño al organismo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*