Trasplante de cara Técnicas, curiosidades, recuperacion

Suscríbete al canal por correo electrónico y te mandamos la contraseña de suscriptor

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Patrick Hardison trasplantado de cara

¿Qué es un trasplante de cara?

El trasplante de cara consiste en un injerto de piel que implica reemplazar  toda la cara o parte de ella ya sea con piel de un donante fallecido o con piel del propio paciente.

El trasplante de cara está indicado a todas aquellas personas que por quemaduras, traumatismos, malformaciones u otro tipo de enfermedades congénitas puedan tener la cara deformada impidiéndoles vivir con normalidad.

Una de las alternativas al trasplante de cara es retirar piel de la espalda, nalgas, o muslos del paciente para trasplantarlas en su rostro, para realizar esta técnica harían falta al menos cincuenta intervenciones   para que el paciente pueda recuperar las funciones normales del rostro tales como gesticulación de una forma limitada, este tipo de intervenciones da como resultado una cara comparable con una máscara.

Intervención y posoperatorio del trasplante de cara

Para realizar el trasplante de cara es necesario varios equipos de especialistas que vayan alternándose. Teniendo en cuenta el tipo de tejido, edad, sexo y color de la piel, se quita y se sustituye la cara del paciente, incluida la grasa subyacente, nervios y vasos sanguíneos, pero no se trasplanta ningún músculo. La cirugía puede durar entre 8 y 15 horas, seguidas por una estancia en el hospital de entre 10 y 14 días.

Un equipo de cirujanos extraería la cara del donante, en muerte cerebral con latido cardíaco, mientras simultáneamente el otro prepararía los vasos sanguíneos y las estructuras que se van a reconstruir al paciente receptor. Después de esto se conectar el rostro del donante a una cantidad de ocho vasos sanguíneos, también cuatro arterias y posteriormente cuatro venas del receptor, para que la piel reciba el flujo sanguíneo con el oxígeno y los nutrientes que necesita. Estos mismos pasos se realizan con los nervios que permiten el control de los movimientos faciales de la cara y la capacidad sensitiva.
Trasplante de cara

 

Después de la intervención y el postoperatorio será necesaria la ingesta de medicamentos durante el resto de la vida para que el  anulando el sistema inmune del paciente pueda  prevenir el rechazo. La inmunosupresión eleva el riesgo de padecer  infecciones peligrosas, dolor de riñón y cáncer. La intervención puede dar lugar a complicaciones como infecciones que harían que la cara se cogiera un color negro, y sería necesario un segundo trasplante para realizar una reconstrucción con injertos en la piel.

Los efectos psicológicos de la intervención pueden ser remordimiento, decepción,  pena o culpabilidad hacia el donante. El trasplante no da a la cara del paciente el aspecto de la cara del donante ya que la musculatura y los huesos del rostro son diferentes. Los movimientos de la cara son creados por el cerebro de esa forma la personalidad expresada con la cara recuerda a la del paciente. El donante sólo transfiere la piel de la cara, no la forma ni la personalidad que expresa.

 

Efectos secundarios del trasplante de cara

La intervención puede dar pie  a complicaciones  como infecciones que harían que la parte de cara trasplantada se volviera de color negro, y necesitaría un segundo trasplante con injertos en la piel. Los efectos psicológicos del procedimiento pueden ser remordimiento, decepción o pena, culpabilidad hacia el donante.

 

Primer trasplante de cara en España

En agosto de 2009 el Doctor. Pedro Cavadas realizo el primer trasplante de cara de España, el paciente había perdido hacía once años gran parte de sus rasgos faciales a causa de radioterapia, el trasplante de parte de la cara de realizo en el Hospital La Fe de Valencia se trasplantaron la lengua y la mandíbula fue el primer caso de un trasplante con estas características de todo el mundo.

 

Antes y después de un trasplante de cara

 

Gracias al trasplante de cara muchas personas consiguen volver a tener una mejor calidad de vida, muchos de ellos después del trasplante tienen que pasar por sesiones con los psicólogos ya que han de aceptar psicológicamente el cambio que la intervención  le ha causado en el rostro, aunque sea para mejorar, muchos pacientes les cuesta aceptar esta nueva imagen.

¡Una ultima cosa!  😎 podéis compartir en vuestras redes los artículos con la gente a la que creáis que le pueda gustar 😉 LA DIFUSIÓN DE LOS TRASPLANTES DA VIDA ¡Hasta la próxima!Gracias

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*